Casi terminaba el día cuando me enteré por una amiga de que en apenas unas horas Fidel se encontraría con los estudiantes universitarios en la escalinata habanera. Aún tengo fresco el recuerdo de aquel 2005 en que, siendo estudiante de la Lenin, leí con interés (no tuve la oportunidad de asistir) las palabras que pronunciara en el Aula Magna con motivo del 60 aniversario de su entrada a la Universidad de La Habana. Este intercambio trascendería porque por vez primera un dirigente político, “El Jefe”, reconoció la reversibilidad del proceso revolucionario cubano si este es descuidado, en especial por los jóvenes.

En el 2006, el Comandante en Jefe fue sometido a una serie de operaciones, que lo separaron de las responsabilidades del Gobierno. A partir de entonces, tras una histórica “Proclama” que nos recordó a muchos que los paradigmas padecen enfermedades y pueden incluso bordear los umbrales de la muerte, la presencia de Fidel en nuestra vida diaria se resumió, en cuanto a presencia física, en esporádicas fotografías, y en cuanto a pensamiento, en regulares Reflexiones.

Paulatinamente, el Comandante se ha incorporado a la vida pública; primero a través de discretos y breves encuentros con algunas personalidades políticas, más tarde sorprendiendo a visitantes y trabajadores del Acuario Nacional de Cuba al aparecer en una tarde de verano en sus predios . Desde su primera aparición pública tras casi cuatro años se le ha visto muy activo, escribiendo mucho, otorgando entrevistas, encontrándose con diversos grupos de personas, siempre hablando sobre un tema que se ha convertido en una especie de obsesión: el peligro (no por reiterado menos real) de que se desate una guerra nuclear que traería aparejada consecuencias incalculables para la población mundial. A la divulgación de este problema a dirigido sus más recientes esfuerzos, y es presumible que este sea el motivo de este cercano encuentro con los jóvenes universitarios cubanos.

Han pasado cinco años desde el famoso discurso del 16 de noviembre de 2005. Quizás sea coincidencia, quizás no, pero Fidel vuelve al Alma Mater en otro aniversario cerrado. Y en esta ocasión estaré al pie de la escalinata para escucharlo.

Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s