1ro de julio 2:05 pm

No pensé que tuviera nada que escribir sobre la madrugada, pero estaba equivocado. David se pasó toda la noche jodiendo acerca de un supuesto ratón que lo mordió en dos ocasiones. Él hizo el intento de enseñármelo (al ratón), pero entre mi sueño y lo poco que veo sin espejuelos fue inútil. Nos levantamos pasadas las nueve de la mañana; yo aún muerto de sueño, David, intranquilo por sus “mordidas” y la posibilidad de contraer leptopirosis.

Desayunamos en el pueblo y de ahí nos “mandamos” para el río. El río está bien, con su cauce continuo y el peculiar sonido del correr del agua. Nos adentramos río arriba para tomar unas fotos y al llegar a un remanso, nos dimos un chapuzón. Al mediodía almorzamos en el restaurant, nos llenamos por veinte pesos, increíble. Ahora, a dormir la siesta.

Anuncios

2 comentarios en “Crónicas serranas IV

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s