Uno de Borges

Este poema hermoso -como es casi toda la poesía del escritor escritor argentino Jorge Luis Borges- me llegó gracias a un pequeño  libro que aún o he devuelto, una personal antología hecha por el autor en los últimos días de su vida. Aquí va.

Manuscrito hallado en un libro de Joseph Conrad

En las trémulas tierras que exhalan el verano,

el día es invisible de uro Blanco. El día

es una estría cruel en una celosía,

un fulgor en las costas yuna fiebre en el llanto.

Pero la antigua noche es honda como un jarro

de agua cóncava. El agua se abre a infinitas huellas,

y en ociosas canoas, de acara a las estrellas,

el hombre mide el vago tiempo con el cigarro.

El humo desdibuja gris las constelaciones

remotas, Lo inmediato pierde prehistoria y nombre.

El mundo es unas cuantas tiernas imprecisiones.

El río, el primer río. El hombre, el primer hombre.

Anuncios

2 comentarios en “Uno de Borges

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s