12:55 pm

Hoy salimos con Luis y Ariagna a vera algunas locaciones para un documental que Ariagna realizará próximamente. Con nosotros fue Pedrito, un pescador que será personaje del documental. Fue interesante ver como realzan el trabajo de preproducción, imposible para un periodista, tan marcado siempre por la urgencia.

Llegamos a la presa, unas vistas impresionantes. David tomo un par de fotos, quizás salga algún trabajo sobre el tema. Es una lugar inmenso, que desde su creación nada más ha desbordado 3 veces (una de ellas, fue filmada precisamente por Luis para lo que más tarde fue “Freddy o el sueño de Noel”).

Pasamos por Buey Arriba y vimos donde supuestamente nos íbamos a hospedar. Menos mal que todo salió mal (valga la redundancia).

De allí seguimos hacia La Otilia, una comunidad perdida en las lomas, cuesta arriba por una carretera plagada de curvas. Mientras Luis y Ariagna iban al cementerio a seguir mirando locaciones, David y yo, en compañía de Gerónimo Marzán, el chofer, fuimos a visitar una casita, aún más cuesta arriba, en la que radicó una de las comandancias del Che (da abril a mayo de 1958).

Una casa amarillita, al final de la loma. En la entrada una tarja y un busto recordando el hecho. En un árbol, un Che tallado me pareció un mejor y más sincero homenaje. La casa está en reparaciones así que nada más pudimos ver lo expuesto en el primer cuarto, suficiente para enterarnos de que el mulo del Che se llamaba Armando.

Retorno a San Pablo. En el camino pasamos por una casa en la que nos brindaron un café silvestre, colado en gorro y en el que se podía sentir cierto gusto a tostado manual. Recogimos a tres niños, uno de ellos muy simpático y hablador. Otra sorpresa, Gerónimo tenía Habana Abierta puesto en la reproductora del carro.

Regresamos para ver el segundo tiempo del partido Argentina-Alemania, es decir, para ver como Alemania masacró inmisericordemente a Argentina. Fue algo triste, ver a los argentinos esforzándose por remontar el marcador y en lugar de eso la diferencia fue haciéndose insalvable minuto tras minuto. No obstante, un aplauso para Alemania, un gran equipo siempre. Otro aplauso para Diego y para Tévez, el gran jugador en Argentina en mi opinión.

Estoy un tanto alicaído por el resultado, espero que se me pase pronto. Recién almorzamos; voy a extrañar estas tandas de fufú de plátano. Más tarde, a la caída del sol, vamos a subir la Loma de la torre.

Cosas increíbles

Estar en un cuarto mirando documentales y de repente una gallina cruza por delante de tu puerta

Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s