Drume Monseñor Bola

"Monseñor Bola" obra de Héctor Quintero

Un consejo: si es un amante de Bola de Nieve, el teatro musical o las comedias de Héctor Quintero, manténgase alejado del teatro Hubert de Blanc por los próximos días. Lo que pudo ser un excelente homenaje al inigualable chanssonier es en realidad una triste sucesión de canciones y retazos de acción dramática.

El argumento de la obra es la preparación de un espectáculo sobre la vida de Ignacio Villa, Bola, por parte de un director de teatro en Washington. El recurso del teatro dentro del teatro, muy socorrido en el mundo del musical, es muy pobremente aprovechado en este caso. A raíz de ese supuesto montaje se superponen escenas inconexas, que hacen olvidar al espectador qué fue a ver en realidad.

Me bastaron quince minutos para dar este dictamen, pero temiendo ser excesivamente riguroso con la obra permanecí la hora y cuarenta y cinco minutos que dura la puesta. Al terminar la función no solo había confirmado mis sospechas, sino que había empeorado mi criterio al respecto.

Chistes fáciles, groseros, escenas y situaciones que intentan remedar el bufo y el absurdo componen el espectáculo. Los cantantes y el cuerpo de baile utilizados parecen extraídos de algún triste cabaret, y si esa fue la intención es un misterio lo que quiso transmitir Quintero.

Tal parece que el autor de la obra tenía escrita una versión a la que añadió a empellones las canciones, de tan forzadas que se ven. No existe el menor atisbo de organicidad en la puesta en escena.

Fuera de los actores, sólo el intérprete de “El Manisero” y “Chivo que rompe tambó” salva la honrilla de los cantantes.

Por si fuera poco, el teatro parecía estar tomado por un público que, inexplicablemente, aplaudía a rabiar los doblajes y los chistes con menos imaginación que he visto salir de la mano de Héctor Quintero. Es una lástima que el autor de esa obra emblemática del teatro cubano que es “Contigo, pan y cebolla” tenga un retorno tan desastroso a las tablas.

¡Ay Bola, menos mal que estás muerto! Si hubieras visto para que te han usado más nunca volvías  a poner un pie en un escenario.

Anuncios

2 comentarios en “Drume Monseñor Bola

    1. No creas que me fue facil hacerlo, Quintero (quien lamentablemente falleció hace unos días) era uno de los mejores teatristas cubanos contemporáneos, peor la verdad que la musa se le escapó cuando hizo esa puesta en escena.

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s