Reflexiones sobre #Twitthab

Hace unos días la “twittosfera” cubana se ha removido como nido de avispas (sin sentido peyorativo) tras la convocatoria a realizar el primer encuentro entre twitteros cubanos, una reunión sumamente informal para desvirtualizar (gracias a @ignacioromero por enseñarme el término) a esos pocos -ya no tanto- que tuiteamos, retuiteamos y seguimos a otros pocos fanáticos de esta nueva manera de comunicarse, condenados amantes de la brevedad que imponen 140 caracteres. Así surgió #Twitthab, hashtag denominador del twitterencuentro.

Lo que comenzó siendo una fraternal cita ha derivado en una batalla campal en la que los bandos de siempre se lanzan tweet-misiles a diestra y siniestra poniendo en duda la mentada fraternidad que mencionaba hace un par de líneas arriba. Seamops realistas: este suceso, como casi todo en el mundo, tiene una connnotación ideológica -la ideología incluye a la política mas no se constriñe a esta solamente- pero no es necesario ponerle adjetivos como #caractersocialista (yo soy socialista y no me interesa ponerle esa cola) y mucho menos sublimar el ciberchancleteo a la categoría de tono discursivo habitual (en una twittosfera que bastante ya tiene de ofensas).

Para cualquier investigador de ciencias sociales está sucediendo un fenómeno digno de ser seguido, rico en complejidades y con un final incierto. En mi corta experiencia en Twitter, con excepción del hashtag #Fidel cuando apareció el Comandante en Jefe en la clausura del VI Congreso del Partido, jamás había visto tal grado de actividad para un hashtag generado en Cuba, lo que evidencia la necesidad de legitimación que tiene este espacio virtual en el entorno real. Si atendí bien a mis clases, estamos en presencia de un campo en toda regla, con sus tensiones entre actores que luchan por el capital (simbólico) en juego. De ahí la andanada de posts que ha motivado el #Twitthab, la mayoría con una intención política muy contraria al diálogo que proponen los organizadores del encuentro.

Aclaremos un par de cosas: creo útil y necesario un encuentro de este tipo, incluso creo que es posible sentarse a dialogar con personas con las que no comparto las mismas ideas, sean estéticas, deportivas o políticas, da igual. Ahora, si, como ha sucedido, ese grupo de personas se empeñan en transformar #Twitthab en un evento político, entonces sí tengo que asumir mi postura. Y mi credo dice que a los imperialistas ni un tweet, por pequeñito que sea. Ojalá se cumplan los deseos de @elainediaz2003, una de las más fervientes creyentes en este suceso, y que el 1ro de Julio a las 4 de la tarde en la pizzería Cinecitá pongamos rostros a las arrobas y pasemos una buena velada los nuevos cronistas de la era digital cubana.

Recomiendo el post de @elainediaz2003: ¿Por qué #Twitthab?

Anuncios

6 comentarios en “Reflexiones sobre #Twitthab

  1. Buen artículo pero creo te sobró, para mi opinión, el último párrafo. Si ya dices “yo soy socialista y no me interesa ponerle esa cola” entonces no había necesidad de las aclaraciones posteriores porque en ellas, probablemente sin querelo, vuelves a entrar en el debate, bastante inapropiado por cierto, que se ha generado sobre un evento que como dices tan solo pretende la desvirtualización de las interacciones en la web trascendidas al mundo real. Eso en mi opinión es lo que debe ser ese encunetro y cualquier otra cosa estaría fuera de lugar y es lo que defendería si pudieses participar.

    1. Yudivian, no pretendo entrar en el debate, solo acoto lo importante que es saber que la neutralidad no existe, yo me reconozco diferente a muchos otros, ahora yo los respeto y creo que podemos dialogar si respetamos (y reconocemos) nuestras diferencias. Imaginar que no existen, aparte de tonto, no es la solución.

  2. Exactamente es importante reconocer las diferencias de los otros. Esas existen y no van a dejar de hacerlo. Eso se plantea muy bien en los primeros párrafos del texto. Ya el último párrafo es, por decir de alguna manera, un Twit más en ese debate que nada ayuda a la celebración del #Twithab en su concepción inicial que es la que muchos, como Elaine, que mencionas, o yo, si hubiese sido en otra fecha, defendemos. Así que como te dije, sin pretender entrar en el debate como supuse, con ese párrafo conclusivo volviste a caer sobre él.

  3. Existe una parte del pueblo de Cuba que apoya a la revolución y otra parte de ese mismo pueblo que no la apoya. La Cuba del futuro tiene que construirse sobre la colaboración y consenso de todo el pueblo de Cuba, sean cuales sean sus opiniones.

    Ese encuentro Twitter es una magnífica oportunidad para luchar por la unidad del pueblo de Cuba. Por tanto, no conviene mandar mensajes de confrontación. Habrá que empezar por tomar unas cervezas juntos, y después ya se verá, porque queda muchísimo trabajo por hacer para alcanzar una Cuba donde se encuentren cómodos todos los cubanos.

  4. Muy buen post, muy sincero. Tod@s tenemos nuestros criterios mas o menos acertados, la vida no es o en blanco o en negro, tiene una amplia variedad de grises entre esos dos extremos y eso es precisamente lo que la enriquece. Viva la oportunidad del #Twitthab, venga de quien venga.

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s