Cumpleaños

Nelson, el cumpleañero culpable

Si hubiese faltado habría sido imperdonable. Tras desencriptar el enigmático recado de Nelson, recordé que día era. El 12 de noviembre de 2012 Nelson cumplía la respetable edad de 25 años, lo que se dice un cuarto de siglo, y eso, hay que celebrarlo.

A casa de Tony llegamos los miembros de ese grupo minúsculo que contra todas mis creencias se han convertido en mis amigos de la Universidad. Cuando finalmente nos reunimos, después de las habituales tardanzas, Nelson, haciendo galas de sus dotes de locutor, nos dijo ceremonioso:

“Hay una cosa que todos ustedes tienen en común: yo no estuve en sus cumpleaños. Así que he decidido hacerles estos regalos.” Y el homenajeado metamorfoseado en homenajeador comenzó a sacar presentes, como uno de esos viajeros de antaño que tras larga travesía regresaban a los suyos.

Para Katy, la pequeña muchacha de la inocencia infinita, fue una fotografía grupal con la bandera de la Facultad, reminiscencia de esos tiempos de estudiante que ya se apagan.

Para Alba, la que siempre despierta el cariño, fue un ramo de girasoles, esa flor que como ella misma ilumina el día.

Para Cynthia, que como guarda un alma buena tras una fachada engañosa y contradictoria, fueron los chocolates, ese placer diminuto pero perdurable como los regalos que sin causa aparente ella gusta hacer.

Para mí, fue un libro de críticas cinematográficas de Rufo Caballero, un recordatorio de aquello días en que eufóricos e implacables jugábamos a ser ingenuos Torquemadas.

Para Darío, que intenta conjugar la pasión por la filosofía con su carácter de tipo duro de los barrios de la Habana Vieja, fue una botella de vino, no un vino pretensioso, sino el socorrido y cercano Soroa, que nos ha acompañado en las madrugadas en que arreglábamos el mundo.

Para Tony, el último, fue el regalo clímax. Nelson sacó de su bolso un ajado periódico, un pedazo sin importancia de la cotidianeidad, pero que para ellos (Tony y Nelson) representó el primer trabajo periodístico que saliera de sus manos, en el ya no tan cercano 2008; un trabajo que los enfrentó a los complejos caminos del periodismo y la responsabilidad con la palabra impresa.

Ya casi nunca nos vemos, la mayoría estamos enfrascados en las tesis, muchos tenemos algún tipo de trabajo. Dentro de poco tiempo será cada vez más difícil organizar encuentros como este. El 12 de noviembre de 2012 Nelson cumplió 25 años y un grupo de amigos brindó por ellos mismos, por la amistad.

Anuncios

8 comentarios en “Cumpleaños

  1. Hermosa descripción de un relato tan sentido…
    Además, una coincidencia: ayer fue mi cumpleaños, y también el nro. 25.
    Distintos son los contextos y motivos, pero también sirvió como punto de fuga para una gran reunión entre aquellos/as que cada vez andamos más complicados por otros lares de nuestras vidas.
    No hay que perder esa costumbre de re encontrarse y sonreír.

    Un abrazo

  2. chama, tumba eso de que quizas no se vean mas, no sean bobos de dejar correr el tiempo sin mantener caliente la amistad, que eso es lo que los salva

  3. Rafa, con esto me hiciste emocianer de nuevo. las verdaderas amistades no necesitan verse todos los días, llamarse todos lo días y estar diciendose que se quieren todos los días, las verdaderas amistades pasan años y siguen siendo verdaderas amistades, así que no importan cuánto no podamos separar para mi ustedes siempre serán los verdaderos amigos de la más linda etapa estudiantil que he vivido. Los quiero.

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s