Síntomas de vejez

No acostumbro a solazarme ante los espejos. La conciencia más o menos clara de que el físico no es mi mejor arma me hace pasar indiferente ante mi reflejo. Pero el espíritu del ejercicio me anima a detenerme unos instantes ante mi estampa, y me sorprendo al descubrir una cara a la que los rasgos adolescentes abandonan como ratas al barco hundido.

Ya me lo había advertido madre hace apenas unos días con una frase demoledora: “estás cogiendo cara de viejo”. Y la verdad sea dicha, las líneas del rostro se van endureciendo, la sonrisa parece más irónica que franca, la mirada de asombro está siendo desplazada por la del aburrimiento; sufro, en suma, la mutación inevitable de la que tanto solía burlarme.

“El tiempo es uno para todos; más temprano que tarde el agua sigue el curso del río” parece decirme ese prospecto de señor que tengo delante. Madre mía, si hasta miren cómo estoy escribiendo.

Anuncios

3 comentarios en “Síntomas de vejez

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s