Esas son las patrias de Martí, que hago mía porque resumen cabalmente los motivos de este blog. Cuba es la patria física, el corazón de las costumbres, los recuerdos primeros encerrados entre el montón de agua que nos rodea.
La noche, transfiguración del cotidiano día, es la patria espiritual, la de los desvelos y la reflexión, la madre de los sueños, por tanto, de la imaginación génesis de la creación.
Ojo, el arte (por ende los artistas) es ciudadano del mundo; y si bien afinca sus raíces en identidades concretas, es solamente para usarla como plataforma de lo universal. Por eso aquí se entrecruzan épocas, regiones, etnias, estilos, idiomas, en caos aparente pero con la honda intención de trazar una cartografía poética (soy un convencido de que un poema, un cortometraje, un cuento y un blues son apenas disfraces estratégicos de la poesía).
Esto no pretende ser un mercado de reflexiones sombrías, ni un intento de disputa de espacio al más que poblado mundo de las publicaciones culturales. Esto es apenas un juego, así que relájate y piensa en este blog como esa mesa de noche que acompaña a la cama, en la que, cuando estiras la mano, encuentras el poemario que espera una lectura, esa película que se fue en blanco en los Oscar, la Gaceta de Cuba que compraste hace meses, la novela que te recomendó aquella muchacha de pelo rebelde, la canción precisa que traduce tu estado de ánimo.
Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s