Me encantan estos post. Ojalá sigan llegando.

Habana por dentro

ChorreraLa piedra es piedra, así como la espuma fue agua con sal -las cosas cambian-, y este reducto de cara al mar hace mucho dejó de ser fortaleza para convertirse en capilla. Es preciso llamar a las cosas por su nombre, sentarse en una de las mesas, lo más próximo al arrecife, pedir una cerveza que pronto serán dos, hablarle de cualquier cosa a Yemayá, también de eso que no tiene remedio. Lástima. Tengo un amigo que soñaba con Nueva York, otro soñaba con Buenos Aires, un novio que soñaba con Inglaterra y una amiga que se fue a España para ser persona –eso dijo-. Es preciso llamar a las cosas por su nombre. Ellos no estaban al tanto, no supieron nunca, que esta fortaleza-capilla podía ser Nueva York, podía ser Buenos Aires, podía ser Inglaterra, podía ser España. Juntos éramos todo eso y más. Ahora mis amigos sueñan desde…

Ver la entrada original 228 palabras más

Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s