Aquí les dejo un par de colaboraciones de David Vázquez a propósito de la serie Elementary, la versión americana de la miniserie Sherlock de la BBC que es una actualización del clásico detective, ahora en estos primeros años del siglo XXI. Disfrútenlas, si pueden, pero sobre todo, polemicen con ellas, que es en últimas el mayor placer que puede proporcionar una crítica.



Dr. Jekyl

Una de las tantas habilidades de la industria hollywoodense es la capacidad del reciclaje de un mismo tema, estética, actores, de todo lo que rodea al extenso mundo del cine y la industria del entretenimiento. Una vez más esta variante toma protagonismo y yo, lo anuncio desde ahora, me siento feliz, o más bien complacido para no ser tan adulador.

A mi computadora copiaron, sin darme cuenta, una nueva serie norteamericana, reconozco que de las últimas pasiones adquiridas. Se trata de Elementary, una nueva versión, nada más y nada menos, de Sherlock Holmes. Sí, volvemos a descifrar junto al investigador londinense los enigmas en torno a varios asesinatos pero esta vez (o una vez más) los creadores se tomaron varias libertades.

La primera que salta a la vista se trata del tan importante personaje de Watson. El acompañante paciente del excéntrico detective y que tanto aporta en las investigaciones lo transforman por completo, tanto que ahora es una mujer y la interpreta Lucy Liu, la china sexy de la última versión de Los Ángeles de Charlie.

El segundo golpe visual es el propio Sherlock. En esta versión norteamericana del clásico de Conan Doyle el detective es un drogadicto en rehabilitación con el cuerpo lleno de tatuajes extremadamente agresivos, poco higiénico y que muestra un torso elegante varias veces en un mismo capítulo en busca, digo yo, de la aprobación del público femenino.

¿Y qué mejor ciudad para el Sherlock americano que la fastuosa y siempre hermosa Nueva York? Así los rascacielos más conocidos del mundo vuelven a entrar y salir de tu pantalla y te dan ganas de caminar por la 5th Avenue, el Central Park o Wall Street. No por gusto en el cartel promocional de la serie se lee “New Watson, New Sherlock, New York” y es que esos serán los tres pilares fundamentales en los que descansa la nueva propuesta.

Para algunos lectores todo lo descrito hasta este momento probablemente le cause repulsión hacia la serie, pero ojo, las actuaciones son buenas, rozando la excelencia. Las historias bien contadas, con el suspenso necesario para no despegarte durante 45 min aproximadamente. Y, lo mejor, estas nuevas reactualizaciones traen consigo elementos de la modernidad bien acopladas que (al menos para mí) condimentan el sabor final. Así, Holmes usa un iPhone 4 como lupa, busca la información necesaria en San Google y Watson hace ejercicios escuchando música de un iPod.

Los personajes no son simples y tienen entramados sicológicos que descubriremos a medida que avanzan los capítulos. Sherlock, por supuesto, es él más complejo y mejor elaborado. A casi todas las características ya reconocidas le agregamos su adicción por la heroína y básicamente cualquier otra droga y su mala relación con un padre ausente pero determinante en la trama. Originalmente el detective más famoso del mundo era adicto al opio, pero esta vez su enfermedad se convierte en una especie de centro de la historia pues para evitar recaer dedica su tiempo a descifrar los crímenes. Watson, entonces, es una especie de enfermera o siquiatra (o las dos) que ayuda a sus pacientes a incorporarse a la sociedad después de un período internado para la rehabilitación.

De manera que los capítulos transcurren entre la investigación del caso en turno (bastante complejos por lo general) con los esfuerzos de Watson por ayudar a su cliente/paciente a reincorporarse a la sociedad y conocer más de un pasado oculto pero determinante en la adicción.

Recomiendo, ya lo he dicho varias veces, la serie, no es la quinta pata del gato pero sí se disfruta mucho y, como ya nos tiene habituado Hollywood a pesar de lo que digan nuestros críticos, está muy bien hecha, sin grietas técnicas o estéticas.
———————————————————————————————–


Sr. Hyde

Hollywood, falto de ideas y nuevos proyectos vuelve a usar una vieja técnica pero no exenta del riesgo al fracaso: el reciclaje. Desde ahora (y no soy adivino) auguro decepción con el nuevo invento. Y es que nos encontramos frente a una nueva versión de Sherlock Holmes solo que esta vez refugiados en tres novedosos elementos arriesgados.

En primer lugar el personaje de Watson es una mujer, mal interpretado y sin convencer, por Lucy Liu (sí, todavía le dan trabajo). No obstante es muy probable también que la mala interpretación no sea solo culpa de la actriz pues el personaje no parece muy bien elaborado, al punto de que muchas veces no se acopla al resto de la historia, es totalmente prescindible y ni siquiera se muestra lo necesaria de sus aportaciones para la investigación del detective.

En segundo lugar tenemos al propio Sherlock, ahora adicto a la heroína (no ya al opio) y en proceso de rehabilitación que necesita de investigar crímenes para evitar una recaída en la enfermedad y con un torso lleno de tatuajes agresivos. Del resto del personaje nada nuevo en el horizonte, mucho menos después de ver otras series como House MD, The Mentalist, Monk y otras tantas donde el protagonista presenta grandes habilidades de deducción y que lo ayudan a descifrar enigmas complejos.

Por último, la historia tiene lugar en Nueva York, en la gigante ciudad que ya conocemos mejor que nuestra cuadra de tantos personajes que hemos visto caminar, correr, hasta volar, entre los altos rascacielos.

Los productores de la serie apostaron por estos nuevos tres elementos pero, al menos para mí, no son necesariamente la clave para el éxito. Entre otras razones porque compiten con una hermana inglesa: la miniserie “Sherlock” de la gigante BBC donde la actualización del protagonista no llegó a los extremos de cambiarlo de ciudad, convertirlo en un yonki y, mucho menos, reproducir los códigos físicos de los sex simbols hollywoodense.

Recomiendo, no obstante, la serie. Es entretenida, no hay dudas. Con abundantes elementos humorísticos y otros gadgets tecnológicos (probablemente innecesarios) como iPhones, iPods, laptops y Google como una base de datos inagotables. Pero cuidado, no siempre Sherlock Holmes tiene éxito entre los espectadores.

Anuncios

Un comentario en “Un Sherlock Holmes americano adicto a la heroína

  1. Menos mal q estás en un bolg dónde puedo comentar.A mí me parece una fórmula para copar el mercado norteamericano de tv X cable, mientras solo les llega por internet la versión inglesa, la cuál a su vez, es otro intento de recuperar a sus personaje de las garras de la versión “arcade” de la película. Creo que robin hood dejará definitivamente de ser el personaje mas llevado a la pantalla si seguimos teniendo sherlock a la 3, más el recuerdo de house, lie to me, grissom y todas las demás. abrazo, fide.

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s