Aquella chica parecía de otra historia, el resultado de un café accidentalmente deslizado sobre un borrador. Lo comprobé enseguida, cuando no encontré una sola línea refiriéndose a ella en la descripción de la casa del protagonista. La chica –nariz algo grande, ojos tristes, senos pequeños y largas piernas rematadas por un culo lleno de gracia-, miraba distraída la TV, preparando seguramente su primer parlamento en esta historia que vino a interrumpir.

Afortunadamente para ella, el escritor se ha tomado un descanso, por lo que puede permitirse alguna que otra reflexión que será tachada en las sucesivas correcciones de la obra. Le gusta eso de ser un personaje intruso en una historia que no es la de ella. Planea excursiones a las flores del mal, conversar con los fantasmas de Comala, participar en una orgía de Rocco Sifredi en la que quede desmadejada y cubierta del semen de diez hombres desconocidos.

Sonríe. Tiene, justo ahora lo descubro, un sonrisa hermosa. Antes de que vuelva el escritor, se alejan ella y su culo lleno de gracia, dejando tras sí un olor inquietante que buscará el inútilmente protagonista de la historia, encerrado en estas páginas.
Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s