Cuba también tiene sus misterios

Viajar en un P4 atestado y caótico un sábado al caer la noche. Sentir como los continuos y tímidos frenazos de la guagua balancean a los pasajeros en incomprensible y cifrada coreografía a un compás que solo tú, que llevas puesto unos audífonos en los que se escucha un vals de Dvorak, entiendes.
Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s