Habana, a tus pies

MALECON NOCHE BW

Como casi siempre mi andar acelerado me llevó demasiado temprano al lugar. Me acomodé en el muro, cerca de donde ocurre la monótona pero entrañable ceremonia del cañonazo.

¿Cuántas veces he hecho esto?, ¿tres, cinco, una docena? No recuerdo, pero la atracción es enorme, el placer de recostarme en el muro y recorrer en una sola mirada el litoral de mi ciudad –perdonen el sacrilegio, pero mi ciudad mide lo que este fragmento; mi ciudad va del torreón de La Chorrera a la Terminal de Trenes, esa delgada franja que atraviesa tres municipios, unos cientos de miles de vidas y no sé cuántas clases sociales-.

Pensé en ella, en qué estaría haciendo, tan lejos y yo con unas ganas impertinentes de escuchar su voz.

Frente, justo frente a mí, el sol del atardecer. El sol del atardecer es un sol noble, que se deja tocar por los ojos de los que se atreven y se acuerdan de mirarlo. Es un sol de un naranja mortecino, casi rosáceo, que atraviesa el telón del horizonte con una calma que los seres humanos -que contamos el tiempo en horas, semanas y meses- jamás entenderemos. El sol del atardecer deja un rastro pálido en las aguas de la bahía, un trazo vago que se desdibuja bajo el aliento del aire que susurra en la superficie del agua.

Intento como otras tantas veces seguir su recorrido. No importa cuán precisos sean mis instrumentos, el instante en que el sol desaparece por completo en el mar es un segundo inapresable, un momento vasto y eterno.

Luego me entretuve en la conversación y para cuando me fijé había anochecido. Volví a mirar a mi ciudad. A esa hora asoma su rostro nocturno, un rostro excitante de luces y sombras, un rostro que convida a cruzar cuanto antes el túnel y sumergirse en ella hasta el delirio.

PD: La buena de Rosy me regaló estas fotos para acompañar el post,aquí se las dejo:

Anuncios

18 comentarios en “Habana, a tus pies

  1. coño, rafa, qué trabajo para poder dar que me gusta!… imposible, se abre el post pero no me permite darle al “like”… así que vale, te lo dejo en un comentario… saludos…

  2. Oye, Rafilla, gracias por lo de buena, pero realmente te estoy comprometiendo con esas fotos, para que me debas un favor y poder pedirte que escribas algo indecente para mi blog sobre blues, jejejeje. Con unas fotos que voy a hacer luego. Me encantan los intercambios! :p

  3. Wow, Rafa, está muy de más sentir un poco de alegría orgullosa por haber contribuído, al menos con la prolongación de la espera, a este maravilloso post???? Yo me torturaba pensándote aburrido a la vera del muro, aguardando por la retrasada amiga de provincia que se antoja de ver a sus compinches blogueros cuando le sucede la suerte de Labana… y mira tú, mira tú el post que te estabas saboreando en mi ausencia jajajajaja hasta me da dolor haber interrumpido 😉 Gracias por acudir.

    1. Boba… si no es por ti no me llego hasta allí. Y fue magnífico sentir todo eso, y conversar un ratico aunque sea contigo, y ver a Kamilo brincar con el cañonazo :P. Un beso desde La Habana,
      R

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s