Hace falta valor para lanzarse a recorrer el mundo, para zafarse de toda certeza y arriesgar la cáscara en otros sitios. Hace falta coraje para cambiar la seguridad del tallo por el destino incierto del extranjero. De vez en cuando nace alguien así, alguien que no teme romper la monotonía de algún paisaje y colar su silueta extraña en él, alguien que aparece sin que nadie lo invite y se arriesga a quedar expuesto, a la vista. De vez en cuando nace un valiente.
Ilustración: Rey Rodríguez
Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s