Para dos D., la que me lo regaló y la que recordé al leerlo

Esto es un poema que está escondido en Los Muertos, un relato de Joyce, perteneciente al libro Dublineses. Aquí se los dejo.

Gabriel no había seguido a los demás hasta la·puerta. Se mantenía en una parte obscura del vestíbulo, mirando hacia arriba de la escalera. Una mujer estaba en el primer descanso. también en la sombra. No distinguía su cara, pero veía los cuadros color ladrillo y salmón de su falda, que, en la sombra, parecían negrosy blancos. Era su mujer. Se apoyaba en la baranda escuchando algo. Gabriel, sorprendido de su inmovilidad, también prestaba oído. Pero no llegaba a oír nada, sino el ruido de las risas y de las discusiones en las gradas de la puerta, algunos acordes aislados del piano y algunas notas emitidas por una voz de hombre. 

Gabriel se mantuvo quieto en la obscuridad del vestíbulo, esforzándose por reconocer la tonada que cantaba la voz, alzando los ojos hacia su mujer. En su actitud había gracia y misterio, como si simbolizara algo. Gabriel se preguntaba qué podía simbolizar una mujer que se mantiene en la sombra, en una escalera, escuchando una música lejana. Si hubiera sido pintor, la .habría pintado así. Su sombrero de fieltro azul daría valor al reflejo bronceado de sus cabellos sobre el fondo negro, y los paneles obscuros de su falda harían resaltar los paneles claros. Música lejana seria el título que él daría al cuadro … si fuera pintor.

Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s