Paco Tomás, que me regala otra vez las palabras precisas para ir un poco más allá. Gracias, viejo. A tu salud Philip, que no pudimos alegrarte lo suficiente.

musaquontas

Siempre sucede igual. No ha cambiado tanto el discurso desde que encontraron el cuerpo de Marilyn Monroe en su habitación, junto a un frasco vacío de pastillas para dormir. Y aquello fue en 1962. Luego nos llegaron las historias mal cerradas de Judy Garland, Janis Joplin, Jim Morrison, Whitney Houston, Amy Winehouse, Heath Ledger, River Phoenix, Brittany Murphy, Enrique Urquijo, Antonio Flores,… Y las palabras que pronuncia esta sociedad son siempre las mismas: la droga mata.

Y aunque noto que la gente tiene un discurso implacable cuando se habla de heroína, cocaína, lsd, e incluso con el hachís y la marihuana, veo más condescendencia cuando las protagonistas son las pastillas para dormir, los antidepresivos, toda esa colección de drogas recetadas y, de alguna manera, legalizadas. Pero no es mi intención hacer aquí una columna sobre ese asunto. Lo que me interesa, y me preocupa,  de ese discurso social del…

Ver la entrada original 720 palabras más

Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s