Porque no hay mejor manera de combatir la imbecilidad que con una sonrisa bien grande. Gracias, M.

Las trenzas del sol

Y seguimos arrojando el sofá por la ventana. Justo como en el cuento. Porque la culpa de que una persona le sea infiel a otra, definitivamente la tiene el sofá donde ocurren las infidelidades. Debe ser por una especie de afrodisíaco camuflado en el tejido, el material, el color, el estampado. Incluso, convendría buscar al diseñador, fabricante y vendedor, para arrojarlos a todos de una vez por la misma ventana. ¡Qué escándalo! De solo pensar en la tonga de años que han despilfarrado las ciencias sociales investigando las causas de los divorcios, me dan palpitaciones. Es muy cierto eso de que la verdad mientras más evidente, más trabajo cuesta notarla. Nadie podría imaginarse que un sofá tuviera tan malos instintos.

Por eso es que en Cuba hemos desarrollado la política del sofá. Hay un rumor de que muy pronto le van a fundar su propio ministerio, que contará con una…

Ver la entrada original 3.415 palabras más

Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s