Para Karel, Tamara y Disamis. Para el resto de la tropa

Este año no hubo llamadas ni correos electónicos. Este año no revisé la agenda buscando quién estaba disponible para jugar a hacer un mini periódico que nos gustaría leer. Este año Tamara y yo no tuvimos que pasarnos 48 horas seguidas viéndonos las caras/queriéndonos/odiándonos mientas intentábamos que cupiera una programación infinita en una gaceta de 8 páginas. Este año no mejoraremos nuestro tiempo de edición ─que luego de una desastrosa primera vez, en la que nunca pudimos bajar de las doce de la noche, empezamos a acumular mañas, y entrar triunfantes por la puerta del poligráfico a las 9:00 pm nos parecía cosa de niños. Este año no seré un glitch en las reuniones del Comité Organizador, ese muchachito que parecía el hijo de alguien que se colaba en las mañanas para coger el pan y el refresco del desayuno. Este año no iremos a tomarle el café a Curbelo, ese tipo que admiro tanto y con el que nunca me he sentado a conversar con la tranquilidad suficiente. Este año no tendré a Karel y su humor caótico y perenne, esa coraza con la que el funcionario sobrevivía mientras el poeta estaba en la sombra. Este año no habrán reflexiones solitarias a las 7 de la noche en el muro de La Cabaña. Este año no prenderemos la pólvora de El Cañonazo.

Cannon Blast019
Un día cualquiera de la redacción de El Cañonazo, en el año 2014. Foto: Kako

 

Anuncios

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s