Blado, un caimanero ejemplar

Esta es una entrevista con casi dos años de existencia. La rescato porque hace mucho tiempo que no sé de la pandilla del Caimán. He escuchado que andan ahora por el Diablo Tún Tún los sábados, y es que esos caimaneros no saben quedarse tranquilos en una redacción. Aquí va esta conversación con el entrañable Blado.Revista Cultural de la juventud cubana

No se puede escribir la historia del Caimán Barbudo sin mencionar a Bladimir Zamora . Este eterno joven lleva más de 30 años vinculado a dicha publicación y es una fuente inagotable de historias sobre el quehacer de la revista cultural.
Nos encontramos en su apartamento de Monserrate 405, más popularmente conocido como La Gaveta por su minúsculo espacio. Refugiados entre libros comenzamos:

─ ¿En qué contexto surge la publicación?
El Caimán Barbudo apareció en 1966 como un suplemento del periódico Juventud Rebelde, con una frecuencia quincenal aunque esta etapa no duró mucho tiempo.
Rápidamente comenzó a tomar cuerpo de manera independiente. Alrededor de la publicación nuclearon un grupo de escritores, fundamentalmente jóvenes poetas. También había narradores (Luis Rogelio Nogueras, Víctor Casaus, Guillermo Rodríguez Rivera) y otros “raros” como Silvio Rodríguez.
El concierto realizado el pasado 22 de noviembre (2008) en el Centro Cultural Pablo de la Torriente se llamó Silvio y nosotros porque de alguna manera era una parábola de lo que había pasado en 1968, cuando los fundadores del Caimán le cantaron y recitaron poemas a Teresita Fernández. Seguir leyendo

Tengo mi propio Gran Teatro del Mundo

Cuando en mis paseos habituales en la UNEAC, di con el poemario “Huecos de araña” (Jamila Medina), lo compré más por costumbre que por convencimiento. No fue hasta que leí en la Sierra Maestra los versos de la joven poeta que constaté la profundidad de las imagen poética de la escritora. Seguir leyendo

Las quince mil vidas del cisne salvaje (el Wichy según Silvio)

Y violando mi retiro serrano, incluyo este trabajo que encontré navegando por una página sobre Wichy Nogueras en Facebook, que a su vez lo tomó de la publicación El Tintero. Dos de mis constantes, Silvio Rodríguez y Luis Rogelio Nogueras, enlazados por la Poesía, esa madre mayor. Seguir leyendo