Break time

Llevo casi un mes sin publicar un texto mío en el blog, y antes de eso otro tanto, lo que me hace temer que este refugio mío corra el mismo destino de los tantos y tantos cuadernos que empiezo con emoción para dejarlos luego con algunas páginas emborronadas, hasta que termino olvidándolos por completo.

Considerando que no es la primera vez que me tomo un tiempo, podría achacárselo al verano (que no a las vacaciones, porque esas no las he tenido) o quizá a este otro nuevo mundo de trabajo que se ha abierto para mí, que me tiene de vuelta a las horas de estudio para intentar comprender un escenario tan complejo, tan inabarcable y tan lejano para la experiencia cubana como el negocio de la música. Puede que parte de las razones estén en haber comenzado la columna en Cubadebate, donde han terminado muchos textos que habitualmente tenían como destino natural el blog. Lo cierto es que no hallo el tono o los temas que me provoquen esas ganas compulsivas de escribir para “un sitio donde calentar las ideas”.

Lo único seguro, sin importar que tan indefinido sea este descanso blogueril, es que no me ha dado por pensar que he “superado” la etapa del blog. Como decía al comienzo, El Microwave es mi refugio, el lugar donde mis palabras no tienen que esforzarse por alcanzar una comprensión óptima, donde puedo librarme de mediaciones de todo tipo y mostrarme débil, prejuicioso o cursi, donde puedo mirarme con la tranquilidad de saber que no recibiré una imagen distorsionada. Porque es el mejor reflejo de lo que he sido en estos últimos cinco años, con todo lo bueno y malo que esto implica. Y eso, para mí, es invaluable.

.

Anuncios

Resumen del blog en un intenso año 2014

Hay días que me encuentro preguntándome qué hago manteniendo un blog en el que escribo tan desordenamente. Pero luego me encuentro con una idea atenazándome la cabeza, una idea que quizá no importe a más nadie pero que igual me veo en la necesidad de sacar de mí. Así que eso lo hará seguir un rato más, hasta que se me acaben las balas o me lo compre Juventud Rebelde.

Aquí hay un extracto:

El teatro Mella tiene una capacidad de 1.500 personas. Este blog ha sido visto cerca de 24.000 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Mella, se se necesitarían 16 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Intermezzo

Estoy alquilando el blog hasta comienzos del 2014. Tengo ahora mismo en mi vida, como dirían los porteños, un quilombo tremendo. No estoy en condiciones de mantener al muchacho, que ya empieza a quejarse y amenaza con demandarme con Asitencia Social por falta de manutención. Los interesados (en el blog) escribirme a rafauniversidad@gmail.com. Nos vemos en el 2014. Espero. Los quiero,

R

Motivos para un Microwave

Para David, quien tiene el copyright de El Microwave

Saldando viejas deudas, tras descubrir que sin quererlo tengo entre manos un blog cumpleañero, haré un poco de historia y recuento del origen de El Microwave. Ha pasado tan rápido el tiempo que un miope y olvidadizo profesional como yo reconstruirá los hechos escudriñando la bruma, con esa cara interrogante que nos es característica a los de vista corta cuando andamos sin espejuelos. Así que no crean mucho de lo que está aquí. Tal vez no sean más que invenciones pre-Alzheimer mías. Digamos entonces que estos sucesos están basados en hechos reales, lo que me salva honrosa y literariamente de cualquier mentira, disparate y/o metedura de pata. Más información