¿Y qué pasó con @leunamrguez?

Mañana, a las cuatro de la tarde, han sido convocados twitteros y amantes de las redes sociales a la segunda edición del Twitthab. Han pasado dos años desde aquel primer encuentro que guardo hermoso; en el que un grupo de gente logramos “salir de detrás de la @”, como decíamos entonces –tiene un aire de consigna vieja, nostálgica, como de zafra del 70-. Desde entonces ha llovido un poquito y la red ha tomado forma; se han generado comunidades de blogueros a lo largo del país, varios actores de la sociedad civil han encontrado en las redes su más eficaz vía de expresión y movilización, y progresivamente van cayendo cada vez más cubanos en esa maraña llamada Internet.

Por esas y otras razones me parece interesante y oportuno este recuento y volver a aquel parque en el que nos reunimos la primera vez. Ahora que estamos con una parafernalia atrofiante para mi gusto, con una cantidad de artistas invitados y no sé cuántas cosas más que difícilmente me hagan conocer mejor a esas personas con las que intercambio día a día a través de las redes, me puse a pensar en vari@s que conocí en aquellos días. No sé por qué recordé a Leunam, aquel muchacho que -a pesar de todas mis reticencias con él y las maneras en que se comportó por esos días- tiene el mérito de haber sido el alma del primer Twitthab.

Como llevo siglos sin escuchar de él, decidí buscar su cuenta (@leunamrguez), para ver que ha estado haciendo en las redes. Resulta que Leunam no twtitea desde el catorce de marzo. Qué lástima, pensé, si esto es en Twitter, que tanto le gustaba, seguro que está desconectado del resto del mundo. Pero no quise dejar de comprobarlo y visité su muro en Facebook y me encontré que, a pesar de una presencia errática en las redes sociales, está vivo, que hace un par de días publicó una foto de su cuarto y que confirmó su presencia en este segundo encuentro.

Me encantaría saber qué tiene que contar Leunam después de todo este tiempo, si estará dispuesto en esta ocasión a confesarnos las cosas que tuvimos que sospechar hace dos años, qué ha hecho con su vida, qué pasó que casi se ha vuelto un fantasma en la red. Estas y otras le preguntas le haré (confirmó supuestamente su asistencia al Twitthab), sentados con una botella de ron cerca, lejos de la algazara casi sacrílega de un “evento” demasiado glamoroso para mi gusto, como dos personas que se escriben y forjan lazos en las redes y un buen día deciden intercambiar música, ir al Coppelia, conversar de la vida.

Anuncios

Segunda edición del #Twitthab. Razones para un (re)encuentro

Porque encuentros como este son divertidos e imprescindibles.

Negra cubana tenía que ser

twithab

Desde nuestra modesto pero intrépido acceso a Internet, varios usuarias y usuarios cubanos de la redes sociales hemos vislumbrado una nueva oportunidad para (re)encontrarnos y compartir más allá del mundo digital.

La segunda emisión de #Twitthab se propone promover además encuentros habituales reales fuera de la virtualidad y se realizará el viernes 10 de mayo, a las 4:00 pm, en el Parque Villalón, sito en Calzada entre C y D, Vedado, La Habana.

La primera edición de Twitthab aconteció en el mes de junio del 2011. Dicho evento nos permitió, al salir de atrás de las @s y las #s, estrechar los lazos de amistad y vínculos de colaboración.

Hoy un poco, luego de haber alcanzado cierta madurez, como personas y especialmente como bloggers, twiter@s, etc., nos proponemos esta segunda jornada de abrazos, saludos y nuevas amistades.

Sugerimos a quienes, por razones obvias, no puedan asistir al evento de La…

Ver la entrada original 36 palabras más

Nota de Espacio Laical sobre los cuestionamientos de Alejandro Cruz

Desde hace aproximadamente un mes un bloguero cubano residente en el país se ha empeñado en poner en duda la credibilidad de los gestores de la revista Espacio Laical, perteneciente a la Arquidiócesis de La Habana. Alejandro de la Cruz sostiene que nuestra publicación no considera por igual a todos los cubanos honestos, que no acogemos las opiniones y sugerencias de la pluralidad nacional, y que no deseamos el mayor bienestar para nuestra patria. Lamentablemente encontró un argumento sobre el cual basar su difamación. Resulta cierto que la cuenta de twitter de Espacio Laical hace dos años dio un seguimiento muy parcial de los criterios sobre Cuba, de lo cual nos enteramos por medio de la acusación de esta persona.

En ese momento, el editor y el vice-editor de la revista, hicieron pública la siguiente aclaración:

“Hace unos días conocimos de la publicación de un post en el blog llamado Cubanos en primer plano, perteneciente a Alejandro de la Cruz, donde se hace mención a Espacio Laical. El autor señala que la revista no es un espacio para todos, porque el perfil de twitter de nuestra publicación solo daba seguimiento a las informaciones difundidas por Diario de Cuba y la bloguera Yoani Sánchez. En tal sentido queremos hacer saber:

Hubiésemos preferido que en nuestra cuenta de twitter se le diera seguimiento a todo el universo de publicaciones y actores que tratan el tema cubano dentro y fuera de la Isla. Rechazamos toda parcialidad. Deseamos comunicar que nuestra cuenta fue abierta y gestionada por un ex-miembro del Consejo Editorial desde fuera de Cuba. No se dio seguimiento por parte nuestra a la manera en que era operada. Estuvo inactiva por más de dos años.

Ante la pregunta de si Espacio Laical ha sido un lugar para la opinión libre, respetuosa y plural, invitamos a todos los interesados a repasar los más de 30 números de la revista, donde han participado cubanos con criterios disímiles, desde intelectuales revolucionarios hasta políticos de la emigración en Miami. La prueba será clara y concisa.”

No obstante, dicho bloguero continua tejiendo difamaciones en nuestra contra y, ahora, el Boletín Oficial del Ministerio de Cultura se hace eco de la misma y también desconoce totalmente nuestra explicación. Resulta preocupante que una entidad oficial cubana facilite sus espacios para deslegitimar y ultrajar a cubanos que laboran por la estabilidad y el desarrollo del país. En tal sentido, le solicitamos al Ministerio de Cultura que se haga eco también de esta nota. El momento presente de nuestra historia reclama de personas e instituciones que amen y construyan, y no que odien y destruyan.

Esta difamación en un boletín del Ministerio de Cultura contra un órgano de la Arquidiócesis de La Habana, que preside el cardenal Jaime Ortega, nos recuerdan momentos difíciles de las relaciones Iglesia-Estado, gracias a Dios superadas por dinámicas positivas que tanto bien han traído a la patria cubana. Desde hace muchos años ninguna publicación oficial había sostenido una acusación de este tipo en sus páginas. Recordamos que la difamación es penalizada por nuestras leyes.

Los editores de Espacio Laical.

(Tomado de Espacio Laical)

Saliendo de la @ con Nutella

A Elaine, por su recordatorio de Marshall MacLuhan

Siempre repito (y no es una idea mía ni nada parecido) que hay que hacer las redes sociales más sociales, que estos espacios virtuales no tienen sentido si no son la expresión digital de nuestras emociones, de nuestros valores. Por eso me alegro tanto cada vez que logramos saltar por encima del teclado y la pantalla y nos damos de bruces en cualquier rincón físico para vernos las caras aquell@s que compartimos horas y horas en la Internet. Por eso me alegro cuando a través de estos artilugios se logra movilizar la conciencia ciudadana. Por eso me alegro haber presenciado el inusual encuentro de tres twitteras cubanas en el centro de la ciudad.

Para el caminante de paso el espectáculo debía de ser bastante raro. Tres mujeres jóvenes, sentadas en un banco pasándose unas galletas untadas con algo indistinguible. Pero yo sabía que era mucho más que eso. No se suponía que estuviera por ahí, mi presencia fue bastante fortuita, sin embargo no pude menos que divertirme al ver a tres profesionales salir de detrás de la arroba para encontrarse en el parque de G y compartir un pomo de Nutella. Sí, eso, compartir un pomo de Nutella, que los descubrimientos no son solo en espacios grandilocuentes -que casi siempre terminan siendo tragados por las sempiternas discusiones a las que somos tan asiduos los cubanos-. También vale la pena conocer a esos amigos virtuales diversión mediante, por muy pedestre que pueda parecerle a algunos.

Así que brindo por estas twitteras unidas por el placer de comer la famosa crema de avellana y cacao, que nos recuerdan que las redes son una extensión muy útil de la vida, pero que nada se compara al gusto de extender la mano y sentir al Otro junto a ti.

En la foto, de izquierda a derecha, @MariVelBa, @Titaprez y @janet_ar87
En la foto, de izquierda a derecha, @MariVelBa, @Titaprez y @janet_ar87