Testamento

Un texto de Carlos Manuel Álvarez, quien se resiste a revivir a Crónicas Obscenas, y al que gustoso cedo mi espacio. Un inquietante texto sobre nuestro futuro inmediato. Más información

Anuncios

De blogueros universitarios y universitarios sin blogs

Hijos de nuestros días, llegamos a los blogs –como lectores- un poco antes que a la universidad; de hecho, por esas casualidades no tan casuales, varios de nuestros futuros profesores fueron primero los autores de  muchos posts tempraneros que captaron nuestra atención. Hace un par de años, gracias al Centro de Información de la Prensa, nos acercamos a nuestra Desde el Aula, que alojado en blogcip es una hermosa experiencia sobre la inserción de la academia –desde la perspectiva de los estudiantes- en los blogs, proyecto que reconocemos, no ha tenido una digna continuación. Más información

De una tradición de la copa de cultura en FCOM, o como mi nostalgia trae a coalición las cosas

Aquí, sin permiso (aunque sé que no me lo negaría), les dejó este post del buen Fide. No le toco ni un pelo. Moviendo las ideas entre todos, reflexionando sobre el festival de cultura, la gala y un poco más, aquí está Fide.

No tengo mucho tiempo pero no quería dejar de decir algo sobre el Festival. No quiero hablar de la gala, que vivimos todos el otro día y ya sabemos lo que sucedió (aunque para ser franco, he escuchado disímiles opiniones, y eso que no estoy en la escuela). Quiero hablar de algo que me dijo una amiga después de que todo pasó cuando unos pocos, de forma inusual, nos fuimos a divagar por 23 hasta llegar a G, contando lo que había sido el Festival para cada uno. Más información

La pesadilla del Festival de Cultura

Dolor, dolor infinito deberían ser las únicas palabras que describieran lo que pretendió ser la más reciente gala de la Facultad de Comunicación.

Llegué temprano a la Facultad de Psicología. Leonardo, el muchacho nuevo de mi aula, se arrimó a mi lado y con cierto orgullo le comenté que las galas de la FCOM eran de las mejores que se realizaban en el Festival de Cultura de la Universidad de La Habana, que el teatro siempre se llenaba y a veces hasta para los propios estudiantes de la Facultad era difícil entrar. Recién llegado de Camagüey, Leonardo no conoce mucho de las historias entrelazadas de la Facultad de Comunicación y la Copa de Cultura. No sabe de los primeros años invictos, de la derrota del 2006, del despojo del 2007, de la actitud orgullosa e inmadura del 2008 -cuando la Facultad decidió no participar en la Copa y realizó su festival al margen de la competición-; no sabe del glorioso retorno en el 2009 de la Copa a su hábitat natural, la oficina de Julio el Dequi. Sí ha escuchado que somos buenos en esto de la Cultura, y para comprobarlo ha llegado bajo un demoledor sol a los predios de San Rafael y Mazón. Más información

Antes que se acabe el alfabeto (actualización de un viejo post)

Nadie duda que las transformaciones que sufren los planes de estudios intentan ajustar la formación profesional del universitario a la realidad circundante, para garantizar que el futuro graduado logre insertarse con la preparación necesaria en su posible entorno laboral. Bajo esta premisa, es fácil suponer entonces que el llamado “Plan D” es superior al “C”, como mismo lo será el “E” en unos años. Lo que sucede es que, en violenta transición que confirma las distancias entre teoría y realidad, la pregonada semipresencialidad ha pasado de heroína del nuevo plan de estudios a villana de la película. Más información