Thea Hjelmeland: Delirando con una voz del norte

Foto: Gregory Dominé
Foto: Gregory Dominé

Uno no está preparado para salir de un concierto de Lila Downs, creyendo que ya la noche lo dijo todo, y toparse con una Plaza de la Revolución mojada, indefensa, una plaza inofensiva de farolas amarillas con un tono de otoño que la engrandece. Tanto, que pierde la mayúscula y logra el ingreso a las filas de las hermosas plazas anónimas.

Uno no está preparado para llegar a un lugar cuyo mirador alinea a Camilo y al Che de un lado, y al Martí del memorial del otro; un mirador desde el que –si uno presta atención– se revela cierta poesía irónica: gracias a la magia del dinero puedes tener la ilusión de que el símbolo del poder político de Cuba está a tus pies.

Uno no está preparado para llegar a un lugar así y que aparezca una muchacha bonita, de cabellos casi blancos, con un vestido verde de lentejuelas que en otra podía molestar pero en ella se ve sencillo, casi –casi– inocente.  Uno no está preparado para que esa muchacha abra la boca y sin esperarlo te deje solo frente a la belleza.

Uno no está preparado para encontrarse con una voz que desnuda el alma y descubre secretos olvidados, sueños de la infancia y desgracias que aún no se anuncian. Una voz que desaparece mis preocupaciones –entre las más urgentes: estoy a punto de perder una muela, mi trabajo no me da para vivir, hay un camión de sábanas esperando que las lleve a la tintorería–. Una voz capaz de cantar las verdades del nacimiento y la muerte como lo que son, las puntas atadas de una misma cuerda. Una voz que me amedrenta y sitúa en el medio de la nada, sin más recurso que aferrarme a la voz y rezar una plegaria para que no se calle nunca. La vida, o por lo menos todo lo que importa de ella, debiera durar lo que dura una voz como esta.

Anuncios

6 comentarios en “Thea Hjelmeland: Delirando con una voz del norte

  1. “Una voz que desaparece mis preocupaciones –entre las más urgentes: estoy a punto de perder una muela, mi trabajo no me da para vivir, hay un camión de sábanas esperando que las lleve a la tintorería–.”

    Rafa, sé feliz, que esas no son preocupaciones para esta vida. Un abrazo.

    A mi también me encantó el concierto. Verlo contigo tuvo en encanto especial, sobre todo porque me descubriste el misterio (técnico) de las voces de Thea.

      1. Siempre imaginé que el próximo post iba a ser sobre el concierto de Lila Downs, sobre lo emocionante y estremecedor que fue el concierto de Lila Downs y resulta que solo media línea hay para ella en este post. Thea fue maravillosa, pero creo que Lila merece unas palabras. Lo crees tu? Un placer compartilo(s) juntos tú y yo. Un placer el viaje de regreso. Beso

      2. Thea y el resto de la noche, me noquearon. Eso y encontrarme la avalancha de textos sobre la Downs, no sé, dime snob, pero me gusta cuando intento aportar algo y no decir más de lo mismo. Quizá algún día con más cabeza fría vuelva sobre el concierto. Bso para ti,
        R

  2. Rafa, a Thea la vimos muy poquitas personas, casi nadie supo que estuvo en Cuba. Tú se la regalaste a todos los que no estuvieron y, de alguna manera, a los que estuvimos. A mí me dejó paralizada su voz, sus maneras, su destreza, su facilidad para tocar todos esos instrumentos de cuerda. Lo que me pasó fue que te sentí muy dentro de Lila e imaginé que iba a leer algo sobre ella. No te voy a dar el placer de decirte snob. De una noche como esa no es fácil recuperarse fácilmente: son muchas mujeres juntas que te comprimen el pecho. Te entiendo. Un beso más grande para ti.

Comenta sin pena

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s